Gnoseología Gnoseología [Glosario filosófico]

Gnoseología: Diccionario de Pelayo García Sierra online

PENSAR Y CONOCER.

LOS OBJETOS Y SU CLASIFICACIÓN.

Pensamiento y conocimiento. El acto de pensar y sus resultados, los pensamientos son aún un problema complejo para la filosofía. De hecho pensar, es conocer. Pero, ¿qué es pensar?

Platón afirma que es recordar. Descartes que es dudar, afirmar, negar, querer, no querer, imaginar, sentir. Para Leibniz es calcular. Mientras que Hegel afirma que es la realización para si de la realidad efectiva de lo absoluto a través del lenguaje humano.

No obstante la diversidad, podemos caracterizar el pensar como una actividad de orden psicológico, como el acto que ocurre en la conciencia de un sujeto en un determinado período de tiempo, que se puede realizar con total atención, distraimiento, con agrado o disgusto.

El resultado de esta actividad es el pensamiento que como tal es indiferente a quien lo piense, cómo y cuando lo piense, manteniendo su identidad consigo mismo.

En este sentido, el pensamiento es inespacial e intemporal; la máxima socrática “conócete a ti mismo”, en cuanto pensamiento permanece inalterada , independientemente de que la haya pensado en condiciones muy particulares Sócrates en el siglo V A.C., o que la piense yo ahora en un sentido diferente.

Por otro lado, el pensamiento suele ir acompañado de percepciones o imágenes, puedo ver algo o imaginarlo; pero estos elementos no son esenciales al pensamiento, cada vez que leo un libro, no imagino todo lo que voy leyendo.

También aparece la expresión del pensamiento, los signos que lo expresan como su significación o sentido.

Aquí arribamos a un aspecto sumamente interesante; el de las relaciones entre pensamiento y lenguaje.

Por último podemos señalar el objeto del pensamiento, la referencia. Todo pensamiento es pensamiento de algo. No existen pensamientos meros, vacíos .

No debemos confundir, sin embargo, el pensamiento con su objeto, pues, los objetos en cuanto tales no se modifican porque se piense acerca de ellos.

Ahora bien, los objetos del pensamiento pueden ser de diversa índole, pero antes de entrar en su clasificación, procederemos a definir lo que entendemos por objeto en sentido amplio.

¿QUÉ ES UN OBJETO?

Se denomina objeto a todo aquello que puede ser mentado, o sea, todo aquello sobre lo cual se puede decir algo, todo lo que puede ser pensado.

Vayamos ahora a la clasificación de los objetos en un sentido más concreto.

LOS OBJETOS Y SU CLASIFICACIÓN.

1-  Están los objetos sensibles, que son aquellos que pueden ser captados por la percepción, ya sea externa o interna; mediante la percepción externa captamos los objetos físicos y mediante la interna, los objetos psíquicos.

Los primeros son muy fáciles de identificar, una silla, un árbol, etc. Todo aquello que se nos   presenta en el marco espacio-temporal. Los segundos, son los hechos de conciencia, un deseo, la sensación de hambre, etc. Estos no ocupan lugar en el espacio, pero si existen en el tiempo.

2-  Un segundo tipo de objetos los constituyen los ideales, estos son los números, las relaciones , los conceptos, etc. A diferencia de los objetos sensibles , están fuera del espacio y del tiempo. En este sentido son irreales, son construcciones intelectuales de la mente humana.

3-  Otro tipo de objetos son los imaginarios, creados por la imaginación , ej Pegaso, el caballo alado, las sirenas, etc.

4-  También están los objetos metafísicos, ej Dios, el alma, etc. Estos objetos según muchos filósofos se conocen mediante el razonamiento o a través de la intuición,(captación directa de algo singular), ya sea intelectual o afectiva.

5-  Podríamos citar por último a los valores, que se presentan como cualidades que no tienen ser, sino valer,…,por ejemplo la bondad, la belleza, etc.

Estando en condiciones ahora podemos caracterizar el conocimiento.

DIFERENTES NIVELES DE CONOCIMIENTO.

El conocimiento es el acto mediante el cual un sujeto se apropia mentalmente de un objeto para descubrir sus propiedades. Esta actividad puede presentarse en distintos niveles.

A nivel empírico, de la experiencia, se trata de un conocimiento espontáneo, de origen afectivo y perceptual que nos relaciona con las cosas, el mundo y el otro. Este tipo de conocimientos procedente del sentido común es el primero que aparece en nuestro desarrollo.

A nivel científico, se trata de una construcción racional del objeto, que se vuelve cada vez más precisa y rigurosa conforme progresan los métodos y los conceptos elaborados a lo largo de la historia de una ciencia.

A nivel filosófico, se presenta como una problematización del conocimiento humano que tiende a descubrir sus poderes y límites, y a intentar fundamentar las verdades que piensa alcanzar.

Mientras que la ciencia se desarrolla de forma autónoma, el filósofo se pregunta cómo es posible el conocimientos, y cómo justificar racionalmente el movimiento que permite acceder a lo real y a un sujeto adueñarse de un objeto.

De esta situación deriva el problema de la exigencia de una adecuación de la representación mental , bajo sus diversas formas, -conceptos, intuiciones, juicios, leyes, teorías, etc- al “ser” de la cosa representada. En función de esto aparece el problema de la verdad y su definición , lo cual conduce a una teoría del conocimiento…

LA RELACIÓN SUJETO – OBJETO.

La relación sujeto-objeto. En el conocimiento se hallan frente a frente la conciencia y el objeto , el sujeto y el objeto. Todo conocimiento se presenta como una relación entre estos dos elementos que permanecen separados uno del otro.

Esta relación es una correlación , el sujeto sólo es sujeto para un objeto, y el objeto viceversa. Pero esta correlación no es reversible.

Ser sujeto consisten aprehender-tomar, captar- el objeto ,mientras que la función del objeto consiste en ser aprehensible y aprendido por el sujeto.

Visto desde el sujeto, esta actividad consiste en una salida de sí para captar al objeto, mientras que el objeto pese a ser captado permanece trascendente, afuera del sujeto.

En el sujeto aparece la imagen del objeto, en este sentido, el sujeto se modifica , mientras que el objeto permanece inalterado.

Podríamos decir que el conocimiento es una determinación del sujeto por el objeto con su particular estructura cognoscitiva , modificando de algún modo la imagen del objeto…

EL CONOCIMIENTO Y SUS PROBLEMAS.


El primer problema que presenta el conocimiento , es la interrogante de si es posible conocer, pero este planteo encierra una pseudo interrogante, pues para cuestionarse sobre la posibilidad del conocimiento hay que realizar la actividad cognoscitiva. Lo cual conforma un círculo dialelo-vicioso-…

Otro problema que si es capital en la historia del conocimiento es el debate por el origen del conocimiento, y este consiste en la interrogante : ¿cómo conocemos?, ¿cuál es la vía de acceso  que tiene el sujeto para saber del objeto?, ¿es la experiencia de los sentidos, o es la actividad de la razón o desentendimiento?,…

Un segundo problema real , consiste en preguntarse por el objeto del conocimiento, ¿qué es lo que realmente conocemos? , ¿la cosa o una imagen o idea de ella?, lo cual conduce a interrogantes tales como : si lo que conocemos es la imagen, ¿existen cosas más allá de ellas?, y de existir, ¿qué relación guardan con estas?

Este es el problema del mundo exterior. Las soluciones propuestas se agrupan en realismo e idealismo. Sin duda este problema incide sobe la cuestión más importante de la teoría del conocimiento , el problema de la verdad.

Este es el tercer problema, ¿la verdad puede plantearse universalmente o relativamente?

El último problema es el de los límites del conocimiento, este se refiere a los objetos del conocimiento, es decir, ¿podremos conocer todos los objetos que existen o hay algunos que son vedados al conocimiento humano? De esta situación surge la discusión sobre la posibilidad del conocimiento metafísico…

Juan Carlos Yeanplong en Saldaña y Yeanplong Filosofía Programática.