PERO ALGUNA IDEA TENEMOS…


LA FILOSOFÍA, ¿UN SABER SIN SUPUESTOS?

Para Juan Carlos Yeanplong, otro filósofo uruguayo contemporáneo , la Filosofía debe ser una actividad crítico-práctica, es decir que sirva para interpretar al mundo (aspecto teórico) con el fin de transformarlo (aspecto práctico), en aras de mejores calidades de vida individuales y colectivas.

Este extracto pertenece a su obra La comunicación el lenguaje y los signos.Editada en Montevideo por Tae en 1994.

Aquí Yeanplong nos presenta a la Filosofía como una actividad crítica del pensamiento que requiere analizar, evaluar y juzgar desde un punto de vista personal los distintos acontecimientos que hacen al ser humano como tal.

Es decir, toda la realidad puede merecer de hecho, un análisis filosófico en sus diferentes planos.

Por otro lado , Guillermo Obiols, filósofo argentino (1950-2002 sostuvo que la Filosofía aspira a constituirse en un saber sin supuestos, en un saber que sea fundamento de cualquier otro saber , o al menos, en un saber en el que cualquier supuesto pueda ser tematizado…discutido, argumentado.

Obiols, Guillermo Nuevo curso de Lógica y Filosofía Kapelusz Bs. As. 1997

LA FILOSOFÍA : ¿UN SABER SIN SUPUESTOS?

¿Qué es un supuesto? Bueno, la Real Academia Española nos dice lo siguiente

supuesto.

(Del part. irreg. de suponer; lat. supposĭtus).

1. m. Objeto y materia que no se expresa en la proposición, pero es aquello de que depende, o en que consiste o se funda, la verdad de ella.

2. m. Suposición, hipótesis.

Por lo tanto una de entre varias formas diferentes de caracterizar a la Filosofía puede estar dada precisamente por considerarla como aquella actividad crítica del pensamiento que tiende a identificar supuestos, presentes en las diversas argumentaciones planteadas.

Algunos ejemplos.

1- Dios existe.

Esta afirmación presenta al menos dos supuestos, el de Dios y una determinada noción de existencia.

Tal aseveración nos obliga a preguntar qué se entiende por Dios y por existencia porque una cosa es la existencia de un objeto como idea y otra muy distinta la existencia extramental de ese objeto.

2- Las cosas son como son y no como nosotros queremos que sean.

Esta afirmación tomada a la ligera puede hacernos caer en un realismo ingenuo, es decir creer únicamente en lo que vemos y tal cual lo percibimos.

A quien conoce se le denomina Sujeto Cognoscente y este se encuentra limitado tanto por factores biológicos como por factores culturales.

¿Podemos observar las ondas infrarrojas a simple vista? No.

Si ahora veo la pantalla de la computadora, lo creo porque tengo la noción previa de una pantalla en el monitor y de una computadora. Para quien nunca hubiera visto una, le sería imposible describirla en los mismos términos que nosotros puesto que su aprendizaje cultural ha sido diferente.

3- Nadie cambia verdaderamente en la vida.

Aquí hay diversas suposiciones.

Una de ellas pasa por una determinada noción de verdad.

Ante ello nos preguntamos ¿qué es la verdad? ¿Una copia fiel de la realidad? ¿Simplemente una relación coherente entre lo que expresamos?

También podríamos preguntarnos ¿Hasta qué punto nos conocemos a nosotros mismos como para saber que todo cambio es imposible? ¿Nos podemos conocer absolutamente?

¿Y a los demás?

Estas interrogantes también nos llevan a cuestiones más complejas como el significado de conocimiento, razón, yo, identidad, conciencia…interrogantes que no necesariamente tienen una respuesta compartida y universalmente aceptada.

Anuncios