RAZÓN, VERDAD E HISTORIA

Hilary Putnam

Fuente: Razón, verdad e historia
H. Putnam – 1988 – Madrid: Tecnos

Repartido de 93 puntos.

PREFACIO

1-    El propósito que anima la presente obra es acabar con la presión asfixiante que unas cuantas dicotomías parecen ejercer tanto sobre el pensamiento de los filósofos como sobre el de los legos. La princi­pal de éstas es la dicotomía entre las concepciones objetivas y subjeti­vas de la verdad y de la razón.

2-    El fenómeno que estoy considerando es el siguiente: una vez que una dicotomía como la existente entre lo «objetivo» y lo «subjetivo» se convierte en una dicotomía aceptada, y aceptada no como mero par de categorías, sino como una caracterización de tipos de concep­ciones y estilos de pensamiento, los pensadores comienzan a ver los términos de la dicotomía casi como etiquetas ideológicas. Muchos fi­lósofos (quizá la mayoría) sostienen hoy alguna versión de la teoría de la verdad-copia, concepción de acuerdo con la cual un enunciado es verdadero sólo en el caso de que se «corresponda con los hechos (independientes de la mente)»; los filósofos de tal facción consideran que la única alternativa a ésta es negar la objetividad de la verdad y capitular con la idea de que todos los esquemas de pensamiento y to­dos los puntos de vista son desesperadamente subjetivos. Como es ine­vitable, una audaz minoría (Kuhn, por lo menos en algunos momen­tos, y algunos filósofos continentales tan distinguidos como Foucault) se alinea bajo la etiqueta opuesta. Estos últimos están de acuerdo en que la alternativa a la concepción ingenua de la verdad-copia es con­siderar subjetivos a los sistemas de pensamiento, a las ideologías, e incluso (en el caso de Kuhn y Feyerabend) a las teorías científicas, y pasan a.proponer con vigor una perspectiva relativista y subjetiva.

3-    No es de por sí necesariamente nocivo que la disputa filosófica asuma en parte el carácter de disputa ideológica: hasta en las ciencias más exactas, las nuevas ideas son reivindicadas y atacadas con vigor partisano. Incluso en política, la polarización y el fervor ideológico son a veces necesarios para darle seriedad moral a un asunto. Pero con el tiempo, y tanto en filosofía como en política, las nuevas ideas envejecen; lo que una vez fue un desafío se convierte en algo predecible y aburrido, y lo que una vez sirvió para centrar la atención allí donde debía centrarse, más tarde impide que la discusión tenga en cuenta nuevas alternativas. Esto ya ha ocurrido en el debate entre la teoría de la verdad-correspondencia y la perspectiva subjetivista. En los tres primeros capítulos de este libro intentaré exponer una con­cepción de la verdad que unifique los componentes objetivos y subjetivos. Esta concepción se retrotrae, al menos en su espíritu, a las ideas de Immanuel Kant; y afirma que podemos rechazar la concepción in­genua de la verdad-copia sin tener que mantener que todo es cuestión de Zeitgeist, o de cambios gestálticos, o de ideología.

4-    La concepción que voy a defender juzga, dicho sin rodeos, que hay una relación sumamente estrecha entre las nociones de verdad y de racionalidad; expresémoslo más directamente si cabe: que el único criterio para decidir lo que constituye un hecho es lo que es racional aceptar. (Con esto quiero afirmar algo completamente literal y sin ex­cepción, de forma que si admitimos como posible el que sea racional aceptar que una pintura es bella, entonces es posible que sea un he­cho el que la pintura es bella.) Mi concepción admite hechos de valor. Pero la relación entre la aceptabilidad racional y la verdad se da entre dos nociones distintas. Un enunciado puede ser racionalmente acep­table en un tiempo y no ser verdadero. En este trabajo trataré de pre­servar esta intuición realista.

5-    Sin embargo, no creo que la racionalidad se defina mediante un conjunto de «cánones» o «principios» invariables; los principios me­todológicos están relacionados con nuestra visión del mundo, inclu­yendo la visión que tenemos de nosotros mismos como una parte del mundo, y varían con el tiempo. De modo que estoy de acuerdo con los filósofos subjetivistas en que no hay ningún organon fijo y ahis-tórico que defina lo que es racional. Pero a partir del hecho de la evo­lución histórica de nuestras concepciones de la razón no concluyo que la razón pueda ser (o evolucionar hacia) algo, ni caigo en una fantás­tica mezcla de relativismo cultural y «estructuralismo», como hacen los filósofos franceses. Considero que la dicotomía: cánones de ra­cionalidad ahistóricos e invariantes o relativismo cultural, está anti­cuada.

6-    Otro rasgo de mi concepción es que no confina la racionalidad en el laboratorio científico, ni la considera fundamentalmente diferente dentro y fuera de éste. La idea contraria me parece una resaca del po­sitivismo; de la idea de que el mundo científico está configurado en cierta manera por «sense-data» y de la idea de que los términos de las ciencias de laboratorio están definidos operacionalmente. No de-• dicaré mucho espacio a la crítica de las filosofías de la ciencia opera-cionalista y positivista, pues ya han sido criticadas exhaustivamente en la última veintena de años. Pero la idea empirista de que los «sense data» constituyen una especie de «planta baja» al menos para una parte de nuestro conocimiento, será reexaminada a la luz de lo que tenemos que decir a propósito de la verdad y de la racionalidad (capí­tulo 3).

7-    En resumidas cuentas, presentaré una perspectiva según la cual la mente no «copia» simplemente un mundo que sólo admita la descrip­ción de La Teoría Verdadera. Pero, desde mi punto de vista, la mente no construye el mundo (ni siquiera en cuanto que estando sujeta a la constricción impuesta por «cánones metodológicos» y «sensedata» independientes de la mente). Y si es que nos vemos obligados a utili­zar lenguaje metafórico, dejemos que la metáfora sea ésta: la mente y el mundo construyen conjuntamente la mente y el mundo (o, ha­ciendo la metáfora todavía más hegeliana, el Universo construye el Universo —desempeñando nuestras mentes (colectivamente) un espe­cial papel en la construcción).

8-    Una de las finalidades de mi estudio acerca de la racionalidad es ésta: tratar de mostrar que nuestra noción de racionalidad es, en el fondo, solamente una parte de nuestra concepción del florecimiento humano, es decir, de nuestra idea de lo bueno. En el fondo, la verdad depende de lo que recientemente se ha denominado «valores» (capí­tulo 6). Y lo que afirmamos anteriormente con respecto a la raciona­lidad y a la historia, se aplica también al valor y a la historia; no hay ningún conjunto dado de «principios morales», ahistórico, que defi­na de una vez por todas en qué consiste el florecimiento humano; pe­ro esto no significa que todo sea meramente cultural y relativo; ya que el presente estado de la teoría de la verdad —la dicotomía entre teorías de la verdad-copia y las formas subjetivas de considerar la verdad— es al menos parcialmente responsable (desde mi punto de vista) de la célebre dicotomía hecho/valor, tan sólo pasando a un ni­vel más profundo y corrigiendo nuestras concepciones de la verdad y de la racionalidad podremos ir más allá de esta dicotomía (dicoto­mía que, tal y como se entiende convencionalmente, nos compromete con algún tipo de relativismo). Los puntos de vista al uso sobre la ver­dad están enajenados; causan que se pierda una u otra parte de uno mismo y del mundo, y que se conciba al mundo consistiendo simple­mente en partículas elementales desplazándose caóticamente en el va­cío (la visión fisicalista, que considera que la descripción científica con­verge hacia La Teoría Verdadera) o en «sense data actuales o posi­bles» (la teoría empirista mas rancia) o a negar que haya un mundo como algo opuesto a un puñado de historias que fabricamos por di­versas razones (principalmente inconscientes). Mi propósito en esta obra es esbozar las ideas directrices de una perspectiva no-enajenada.

9-   Mi conferencia Herbert Spencer, «Philosophers and Human Un-derstanding» (dada en la Universidad de Oxford en 1979) coincide en parte con el presente texto, y procede, como el artículo «”Si Dieu est mort, alors tout est permis”… (reflexions sur la philosophie du lan-gage)», (Critique, 1980), del desarrollo de este mismo libro.Una beca de investigación de la National Science Foundation[1] me ayudó en una investigación relacionada con este libro, realizada du­rante los años 1978-80. Agradezco profundamente esta ayuda.

Thomas Kuhn y Ruth Anna Putnam han examinado esbozos de este libro y me han ofrecido críticas capaces y sabios consejos. Tam­bién me ha ayudado la crítica de muchos amigos, entre ellos Ned Block, David Helman y Justin Leiber, y la de mis estudiantes de mis diversas clases y seminarios en Harvard. Varios capítulos los expuse como con­ferencia en Lima en la primavera de 1980 (en un viaje que fue posi­ble gracias a una beca de la Comisión Fulbright) y el capítulo 2 fue finalizado durante mi estancia en esta ciudad. En este período me bene­ficié de las discusiones con Leopoldo Chiappo, Alberto Cordero Lecca, Henriques Fernández, Francisco Miro Quesada y Jorge Secada. Expuse todo el libro (en una primera versión) en forma de conferencias en la Universidad de Frankfurt, en el verano de 1980, y estoy en deuda con los colegas de esta Universidad (especialmente a Wilhem Essler y a Rainer Trapp), con mi muy estimulante grupo de alumnos y con mis demás amigos alemanes (especialmente Dieter Henrich, Manon Fassbinder y Wolfgang Stegmüller) por sus alentadoras e incitantes discusiones.

Todos mis colegas del Departamento de Filosofía de Harvard me­recen ser reconocidos con un agradecimiento individual. En estos úl­timos años Nelson Goodman y yo hemos detectado una convergencia en nuestros puntos de vista y, pese a que escribí el primer borrador de este escrito sin haber tenido la oportunidad de consultar su libro Ways of Worldmaking, leer y discutir estos problemas con él ha teni­do para mí un gran valor en varias fases.

También estoy en deuda con Jeremy Minott por su aliento y por mi confianza en su capacidad como editor.

1.    CEREBROS EN UNA CUBETA

10- Una hormiga se arrastra lentamente sobre la arena. Conforme avanza va trazando en ésta una línea. Por puro azar, la línea se des­vía y vuelve sobre sí misma, de tal forma que acaba pareciendo una reconocible caricatura de Winston Churchill. ¿Ha trazado la hormi­ga un retrato de Winston Churchill, un dibujo que representa a Chur­chill?

11- La mayoría de la gente, tras reflexionar un poco, contestaría que no. Después de todo, la hormiga nunca ha visto a Churchill, ni si­quiera un retrato suyo, ni tampoco tenía intención de representarlo. Simplemente trazó una línea (y ni siquiera este acto fue intencional), línea que nosotros podemos ver como un retrato de Winston Chur­chill.

12- Podemos expresar esto afirmando que la línea no representa por sí misma1. La semejanza (de una especie muy complicada) con las fac­ciones de Winston Churchill no es condición suficiente para que algo represente o se refiera a Churchill. Tampoco es condición necesaria: en nuestra comunidad, la forma impresa «Winston Churchill», las pa­labras «Winston Churchill», en tanto que pronunciadas, y muchas otras cosas, se usan para representar a Churchill (aunque no pictóri­camente), si bien no tienen el tipo de semejanza con Churchill que sí tiene un retrato —o incluso un dibujo esquemático. Si la semejanza no es condición necesaria ni suficiente para que alguna cosa represente a otra, ¿cómo demonios puede una cosa representar (o estar en un lugar de, etc.) otra diferente?

13- La respuesta puede parecer fácil. Supongamos que la hormiga ha visto a Winston Churchill, y supongamos que tiene la inteligencia y la habilidad suficientes para dibujar un retrato suyo. Supongamos que ha elaborado la caricatura intencionalmente. Entonces la línea habría representado a Churchill.

14- Por otra parte, supongamos que la línea tiene la forma WINSTON CHURCHILL, y que este hecho es un mero accidente (pasando por alto que es bastante improbable). Entonces los «caracteres impresos» WINSTON CHURCHILL no habrían representado a Winston Churchill, a pesar de que sí lo hacen cuando aparecen hoy en casi todos los libros.

15- De forma que puede antojársenos que lo que se necesita para la representación, o lo que se necesita principalmente para la represen­tación, es la intención.

16- Pero para tener la intención de que algo, siquiera el lenguaje pri­vado (incluso las palabras «Winston Churchill» repetidas mentalmen­te y no oídas) represente a Churchill, debo ser capaz de pensar en Chur­chill, para empezar. Si las líneas en la arena, los ruidos, etc., no pue­den representar nada «en sí mismos», entonces ¿cómo es que pueden hacerlo las formas del pensamiento? ¿Cómo puede el pensamiento al­canzar y «aprehender» lo que es externo?

17- Algunos filósofos han dado un salto desde estas reflexiones hasta lo que ellos consideran como una prueba de la naturaleza esencial­mente no-física de la mente. El argumento es simple; lo que dijimos acerca de la curva de la hormiga también se aplica a cualquier objeto físico. Ningún objeto físico tiene por sí mismo la capacidad de refe­rirse a una cosa más bien que a otra; no obstante, es obvio que los pensamientos de la mente sí lo logran. De modo que los pensamien­tos (y por ende, la mente) poseen una naturaleza esencialmente dis­tinta de la de los objetos físicos. Tienen la característica distintiva de la intencionalidad —pueden referirse a otras cosas; ningún objeto fí­sico tiene «intencionalidad», salvo la intencionalidad que se deriva de su uso por parte de una mente. O eso se pretende. Pero esto es ir demasiado deprisa; postular misteriosos poderes mentales no resuelve nada. A pesar de todo el problema es real. ¿Cómo es posible la inten­cionalidad? ¿Cómo es posible la referencia?

TEORÍAS MÁGICAS DE LA REFERENCIA

18- Hemos visto que el «dibujo» trazado por la hormiga no tiene co­nexión necesaria con Winston Churchill. El mero hecho de que el di­bujo mantenga cierta «semejanza» con Churchill no lo convierte ni en un retrato real ni en una representación de Churchill. Salvo que la hormiga sea una hormiga inteligente (y no es el caso) y sepa algo con respecto a Churchill (y tampoco es el caso), la curva que trazó no es un dibujo, ni tan siquiera una representación de algo. Ciertos pueblos primitivos creen que algunas representaciones (en particular los nombres) tienen una conexión necesaria con sus portadores; creen que saber el «verdadero nombre» de alguien o algo les otorga poder sobre ese alguien o algo. Este poder procede de una conexión mágica entre el nombre y el portador del nombre; pero una vez que nos per­catamos de que el nombre sólo tiene una conexión contextual, con­tingente y convencional con su portador, es difícil ver por qué el co­nocimiento del nombre ha de tener alguna significación mística.

19- Es importante darse cuenta de que a las imágenes mentales, y, en general, a las representaciones mentales, les ocurre lo mismo que a los dibujos físicos; la conexión que tienen las representaciones men­tales con lo que representan no es más necesaria que la que tienen las representaciones físicas. La suposición contraria es un vestigio del pen­samiento mágico.

20- El problema quizá se capte más fácilmente en el caso de las imá­genes mentales (quizá el primer filósofo que captó la enorme impor­tancia de este problema, pese a no ser realmente el primero en bara­jarlo, fue Wittgenstein). Supongamos que en alguna parte existe un planeta en el cual se han desarrollado seres humanos (o han sido de­positados allí por extraños cosmonautas). Supongamos que esos hu­manos, si bien son como nosotros, nunca han visto un árbol. Supon­gamos que nunca se han imaginado un árbol (la única vida vegetal que existe en su planeta son los líquenes). Supongamos que cierto día, una nave que pasa por su planeta sin establecer contacto con ellos, arroja sobre éste el dibujo de un árbol. Imaginémosles devanándose los sesos ante el dibujo. ¿Qué demonios es esto? Seles ocurre toda clase de especulaciones: un edificio, un baldaquín, e incluso alguna especie de animal. Pero supongamos que ni siquiera se aproximan a saber de qué se trata.

21- Para nosotros la pintura es la representación de un árbol. Para aquellos humanos el dibujo únicamente representa un objeto extra­ño, de naturaleza y función desconocidas. Supongamos que, como resultado de ver el dibujo, uno de ellos tiene una imagen mental que es exactamente como mis imágenes mentales de los árboles. Su ima­gen mental no es la representación de un árbol. Sólo es la representa­ción del extraño objeto (el que sea) que representa la misteriosa pin­tura.

22- Pese a esto, alguien podría argumentar que la imagen mental es de hecho la representación de un árbol, ya que, en primer lugar, el dibujo que provocó tal imagen mental era la representación de un ár­bol. Hay una cadena causal desde los árboles reales hasta la imagen mental, aun cuando esta sea muy extraña.

23- Sin embargo, podemos imaginarnos la ausencia de esta cadena. Supongamos que el «dibujo de un árbol» que la nave espacial arrojó no era en realidad el dibujo de un árbol, sino el resultado accidental del derrame de algunas pinturas. Aun cuando fuese exactamente igual al dibujo de un árbol, en realidad no sería el dibujo de un árbol en un grado mayor que la «caricatura» de la hormiga era un retrato de Churchill.

24- Podemos incluso imaginar que la nave espacial que arrojó el «di­bujo» procedía de un planeta en el que no se sabía nada sobre los ár­boles. En tal caso, pese a que esos humanos tendrían imágenes cuali­tativamente idénticas a mi imagen de árbol, esas imágenes no repre­sentarían más a un árbol que a cualquier otra cosa arbitraria.

25- Lo mismo ocurre con las palabras. Un discurso impreso podría parecer una descripción perfecta de un árbol, pero si fueron los mo­nos quienes lo produjeron golpeando fortuitamente las teclas de una máquina de escribir durante millones de años, entonces las palabras de ese discurso no se refieren a nada. Si alguien las memorizase y las repitiese mentalmente sin entenderlas, entonces cuando fuesen pen­sadas tampoco se referirían a nada.

26- Imaginemos que la persona que está repitiendo mentalmente estas palabras ha sido hipnotizada. Supongamos que tales palabras están en japonés, y que al hipnotizado se le ha dicho que entiende ese idio­ma. Supongamos que cuando piensa esas palabras experimenta algo así como un «sentimiento de comprensión». (Aunque si alguien irrum­piese en su flujo mental y le preguntase qué significan las palabras que está pensando, descubriría que no podría decirlo.) Quizá la ilu­sión sea tan perfecta que incluso podrá engañar a un telépata japo­nés. Pero si no es capaz de emplear las palabras en los contextos apro­piados ni de responder preguntas con respecto a lo que «piensa», en­tonces no las entendió.

27- Combinando estas historias de ciencia-ficción, podemos idear un caso en el que alguien piensa ciertas palabras que constituyen de he­cho la descripción de un árbol en algún lenguaje, y simultáneamente tiene unas imágenes mentales apropiadas, pero ni comprende las pa­labras ni sabe lo que es un árbol. Incluso podemos imaginar que las imágenes mentales fueron provocadas por un derrame de pintura (aun­que la persona ha sido hipnotizada e inducida a pensar que son imá­genes de algo apropiado a su pensamiento —sólo que, si se le pregun­ta de qué son imágenes, no podría responder). Y podemos imaginar que ni el hipnotizador ni el hipnotizado han oído hablar del lenguaje en el que este último está pensando— quizá sea una mera coinciden­cia el que estas «oraciones sin sentido», tal y como las considera el hipnotizador, sean la descripción de un árbol en idioma japonés. En resumidas cuentas, cualquier cosa que pase ante su mente puede ser cualitativamente idéntica a lo que estaba pasando por la mente de un hablante japonés que pensaba verdaderamente en árboles— pero nin­guna de ellas se referiría a árboles.

28- Todo esto es realmente imposible, por supuesto, del mismo modo que es realmente imposible que los monos mecanografíen por casua­lidad una copia de Hamlet. Y esto es afirmar que las posibilidades en contra son demasiado altas como para que este suceso realmente ocurra. A pesar de todo, no es lógicamente imposible, ni siquiera físicamente imposible. Podría suceder (es compatible con las leyes de la física, y quizá también con las condiciones actuales del universo, si hubiese seres inteligentes sobre otros planetas). Y si sucediese, sería una sorprendente demostración de una importante verdad conceptual: ni siquiera un amplio y complejo sistema de representaciones verba­les y visuales tiene una conexión intrínseca, mágica, dada de una vez por todas, con lo que representa; una conexión independiente del modo en que fue causada y de lo que constituyen las disposiciones del suje­to hablante o pensante. Y esto es cierto tanto si el sistema de repre­sentaciones (palabras e imágenes, en nuestro ejemplo) esta implementado físicamente —las palabras son palabras escritas o habladas y los dibujos son dibujos físicos— o tan sólo concebido mentalmente. Ni las palabras del pensamiento ni las imágenes mentales representan intrínsecamente aquello acerca de lo que tratan.

EL CASO DE LOS CEREBROS EN UNA CUBETA

29- He aquí una posibilidad de ciencia-ficción discutida por los filó­sofos: imaginemos que un ser humano (el lector puede imaginar que es él quien sufre el percance) ha sido sometido a una operación por un diabólico científico. El cerebro de tal persona (su cerebro, querido lector) ha sido extraído del cuerpo y colocado en una cubeta de nu­trientes que lo mantienen vivo. Las terminaciones nerviosas han sido conectadas a una computadora súper científica que provoca en esa per­sona la ilusión de que todo es perfectamente normal. Parece haber gente, objetos, cielo, etc.; pero en realidad todo lo que la persona (us­ted) está experimentando es resultado de impulsos electrónicos que se desplazan desde la computadora hasta las terminaciones nerviosas. La computadora es tan ingeniosa que si la persona intenta alzar su mano, el «feedback» que procede de la computadora le provocará que «vea» y «sienta» que su mano está alzándose. Por otra parte, mediante una simple modificación del programa, el diabólico científico puede provocar que la víctima «experimente» (o alucine) cualquier situación o entorno que él desee. También puede borrar la memoria de funcio­namiento del cerebro, de modo que la víctima crea que siempre ha estado en ese entorno. La víctima puede creer incluso que está senta­do, leyendo estas mismas palabras acerca de la suposición, divertida aunque bastante absurda, de que hay un diabólico científico que ex­trae cerebros de los cuerpos y los coloca en una cubeta de nutrientes que los mantiene vivos. Las terminaciones nerviosas se suponen co­nectadas a una computadora súper científica que provoca en la perso­na la ilusión de …

30- Cuando se menciona esta especie de posibilidad en una clase de Teoría del Conocimiento, el propósito no es otro que suscitar de un modo moderno el clásico problema del escepticismo con respecto al mundo externo. (¿Cómo podría usted saber que no se halla en esa situación?) Pero esta situación es también un útil recurso para susci­tar cuestiones en torno a la relación mente-mundo.

31- En lugar de imaginar un solo cerebro en una cubeta, podemos ima­ginar que los seres humanos (quizá todos los seres sintientes) son ce­rebros en una cubeta (o sistemas nerviosos en una cubeta, en el caso de algunos seres que sólo poseen un sistema nervioso mínimo, pero que ya cuentan como sintientes). Por supuesto, el diabólico científico tendría que estar fuera —¿o querría estarlo? Quizá no exista ningún diabólico científico, quizá (aunque esto es absurdo) el mundo consis­ta en una maquinaria automática que está al cuidado de una cubeta repleta de cerebros y sistemas nerviosos.

32- Supongamos esta vez que la maquinaria automática está progra­mada para ofrecernos a todos una alucinación colectiva, en lugar de unas cuantas alucinaciones separadas y sin relación. De forma que cuando me parece estar hablando con usted, a usted le parece estar oyendo mis palabras. Mis palabras no llegan realmente a sus oídos, por supuesto —porque usted no tiene oídos (reales), ni yo tengo boca o lengua reales. Pero cuando emito mis palabras, lo que ocurre en realidad es que los impulsos aferentes se desplazan desde mi cerebro hasta el ordenador, el cual a su vez provoca que yo «oiga» mi propia voz profiriendo esas palabras y «sienta» el movimiento de mi lengua, y que usted «oiga» mis palabras, y me «vea» hablando, etc. En este caso, nos comunicamos realmente, hasta cierto punto. Yo no estoy equivocado con respecto a su existencia real (sólo lo estoy con respec­to a la existencia de su cuerpo y del «mundo externo», aparte de los cerebros). En cierta medida, tampoco importa que «el mundo ente­ro» sea una alucinación colectiva; después de todo, cuando me dirijo a usted, usted oye realmente mis palabras, si bien el mecanismo no es el que suponemos. (Si fuéramos dos amantes haciendo el amor y no dos personas manteniendo una conversación, la insinuación de que únicamente somos dos cerebros en una cubeta podría ser molesta, des­de luego.)

33- Deseo formular ahora una pregunta que parecerá obvia y bastan­te estúpida (al menos a algunos, incluyendo a algunos filósofos su­mamente sofisticados), pero que tal vez nos sumerja con cierta rapi­dez en auténticas profundidades filosóficas. Supongamos que toda esta historia fuera realmente verdadera. Si fuéramos cerebros en una cu­beta, ¿podríamos decir o pensar que lo somos?

34- Voy a argumentar en favor de la respuesta «no, no podríamos». En realidad, voy a argüir que la suposición de que realmente somos cerebros en una cubeta, pese a no violar ley física alguna y a ser per­fectamente consistente con todas nuestras experiencias, no puede ser verdadera. Y no puede ser verdadera porque, en cierto modo, se auto­rrefuta.

35- El argumento que seguidamente expondré es bastante inusual, y me llevó varios años convencerme de que era verdaderamente correc­to. Pero es un argumento correcto. Lo que le da una apariencia tan extraña es su conexión con algunas de las más profundas cuestiones de la filosofía (se me ocurrió por primera vez cuando estaba estudiando un teorema de la lógica moderna, el teorema de Skolem-Lówenheim, y vi de repente una conexión entre este teorema y algunos argumen­tos de las Investigaciones Filosóficas de Wittgenstein).

36- Un «supuesto que se autorrefuta» es aquel cuya verdad implica su propia falsedad. Por ejemplo, consideremos la tesis de que todos los enunciados generales son falsos. Este es un enunciado general. De forma que si es verdadero, debe ser falso. Por lo tanto es falso. En ciertas ocasiones decimos que una tesis se «autorrefuta» si la misma suposición de que la tesis es tomada en cuenta o enunciada implica ya su falsedad. Por ejemplo, «no existo» se autorrefuta si soy yo (pa­ra cualquier «yo») quien lo pienso. De modo que uno puede estar se­guro de que existe con sólo pensar en ello (como Descartes argumentó).

37- Demostraré que la suposición de que somos cerebros en una cube­ta posee precisamente esta propiedad. Si podemos considerar su ver­dad o su falsedad, entonces no es verdadera (lo demostraré). Por lo tanto no es verdadera.

38- Antes de ofrecer el argumento, permítanme considerar el motivo por el que parece tan extraño que éste pueda siquiera ofrecerse (al me­nos para los filósofos que subscriben una concepción de la verdad-copia). Concedamos que es compatible con las leyes físicas que haya un «mundo posible» en el que todos los seres sintientes sean cerebros en una cubeta. (El discurso sobre este «mundo posible» suena como si hubiese un lugar donde cualquier suposición absurda fuese verda­dera, y éste es el motivo por el que puede ser filosóficamente deso­rientador.) Los humanos de ese mundo posible tienen exactamente las mismas experiencias que tenemos nosotros. También piensan igual que nosotros (al menos por su mente pasan palabras, imágenes, for­mas de pensamiento). Aún así, estoy afirmando que podemos ofrecer un argumento que demuestre que no somos cerebros en una cubeta. ¿Cómo puede haberlo? ¿Por qué no podrían ofrecer tal argumento las personas que, en tal mundo posible, son realmente cerebros en una cubeta?

39- La respuesta será (básicamente) ésta: aunque esas personas pue­den pensar y «decir» cualquier palabra que nosotros pensemos o di­gamos, no pueden «referirse» a lo que nosotros nos referimos. En par­ticular, no pueden decir o pensar que son cerebros en una cubeta (in­cluso pensando «somos cerebros en una cubeta»).

EL TEST DE TURING

40- Supongamos que alguien ha logrado inventar una computadora que pueda mantener realmente una conversación con un sujeto (o con tantas personas como podría hacerlo una persona inteligente) ¿Cómo podríamos decidir si la computadora es «consciente» o no?

41- El lógico británico A. Turing propuso el siguiente test2: permi­tamos que un sujeto mantenga una conversación con la computadora y otra conversación con una persona a quien no conoce. Si no puede decidir quién es la computadora y quién el ser humano, entonces (su­poniendo que el test se repite en número suficiente de veces con dis­tintos interlocutores), la computadora es consciente. En resumen, una máquina de computar es consciente si puede pasar el «Test de Turing» (las conversaciones no se mantienen cara a cara, por supuesto: el in­terlocutor no puede conocer la apariencia visual de sus dos contertu­lios; tampoco debe utilizarse la voz, ya que la voz mecánica podría sonar con un matiz distinto al de la voz humana). Imaginemos, más bien, que todas las conversaciones se mantienen con el soporte de una máquina de escribir eléctrica. El interlocutor mecanografía sus enun­ciados, preguntas, etc., y ambos contertulios —la máquina y el ser humano— responden por medio de un teclado eléctrico. (La máqui­na puede además mentir— si se le pregunta «¿Eres una máquina?», podría replicar «No, soy un asistente del laboratorio».)

42- Varios autores (de ningún modo hostiles a la idea de que una má­quina pueda ser consciente) han criticado la idea de que este test sea realmente definitivo para la determinación de la conciencia. Pero nues­tro tema no es éste. Deseo emplear la idea general del Test de Turing, la idea general de un test dialógico de competencia, para un propósi­to distinto: explorar la noción de referencia.

43- Imaginemos una situación en la que el problema no consiste en determinar si el contertulio es realmente una persona o una máquina, sino más bien determinar si usa referencialmente las palabras tal y co­mo nosotros lo hacemos. El test más obvio consiste, de nuevo, en ma-tener una conversación y, si no surgen problemas, si el contertulio «aprueba» (en el sentido de que no puede ser distinguido de alguien de quien sabemos de antemano que habla el mismo lenguaje, se refie­re a las mismas clases usuales de objetos, etc.), concluir que se refiere a los objetos tal y como nosotros lo hacemos. Cuando el propósito del Test de Turing sea precisamente el descrito, es decir, determinar la referencia compartida (shared) lo llamaré Test de Turing para la Referencia. Y del mismo modo que los filósofos han debatido la cuestión de si el original Test de Turing constituye un test definitivo para la determinación de la conciencia, esto es, la cuestión de si una má­quina que «apruebe» el test, no en una sola ocasión, sino regularmente, es necesariamente consciente, deseo discutir la cuestión de si el recién sugerido Test de Turing para la Referencia constituye un test definiti­vo para determinar la referencia compartida.

44- La respuesta resultará ser «NO». El Test de Turing para la Refe­rencia no es definitivo. No hay duda de que es un test excelente en la práctica, pero no es lógicamente imposible (aunque sin duda es al­tamente improbable) que alguien pase el Test de Turing sin estar refi­riéndose a nada. De aquí se sigue, como veremos, que es posible am­pliar nuestra observación de que las palabras (y los textos completos y los discursos) no tienen una conexión necesaria con sus referentes. Aun cuando consideremos las reglas que deciden qué palabras pue­den emitirse apropiadamente en ciertos contextos, en lugar de las pa­labras como tales —aun cuando consideremos programas para el uso de las palabras, según la jerga informática—, aún así, esas palabras no poseen una referencia determinada, a menos que esos programas se refieran por sí mismos a algo extralingüístico. Este será un paso crucial de cara a alcanzar la conclusión de que los cerebros en una cubeta no pueden referirse de ningún modo a nada externo (y, por consiguiente, no pueden decir que son cerebros en una cubeta).

45- Supongamos, por ejemplo, que me encuentro en la situación ideada por Turing (disputando el «juego de la imitación», según la termino­logía de Turing) y que mi contertulio es efectivamente una máquina. Supongamos que la máquina es capaz de ganar el juego («pasa» el test). Imaginemos que la máquina está programada para producir be­llas respuestas en castellano en contestación a enunciados, preguntas, observaciones, etc., formulados en castellano, pero que no tiene ór­ganos sensoriales (salvo la conexión con mi máquina de escribir eléc­trica). (Turing no da por sentado que la posesión de otros órganos sensoriales o motores sea necesaria para la conciencia o la inteligen­cia, que yo sepa.) Supongamos que la máquina no sólo carece de ojos y oídos electrónicos, etc., sino que su programa, el programa que le permite llevar a cabo el juego de la imitación, también carece de dis­positivos para la incorporación de inputs desde esos órganos, o para ejercer control sobre un cuerpo. ¿Qué tenemos que decir con respec­to a esta máquina?

46- Me parece evidente que ni podemos ni debemos atribuir uso referencial a tal ingenio mecánico. Es cierto que la máquina puede plati­car maravillosamente acerca del paisaje de Nueva Inglaterra, por ejem­plo. Pero si tuviese enfrente una manzana, una montaña o una vaca, no podría reconocerlas.

47- Tenemos un artilugio para producir oraciones en respuesta a oraciones. Pero estas oraciones no están conectadas con el mundo real. Si acoplásemos dos de estas máquinas y les dejásemos disputar el jue­go de la imitación entre sí, continuarían «engañándose» una a otra eternamente, aun cuando el resto del mundo desapareciese. No exis­ten más razones para considerar que el discurso de la máquina acerca de manzanas se refiere a manzanas del mundo real, que para conside­rar que el «retrato» de la hormiga se refiere a Winston Churchill. Lo que produce aquí la ilusión de referencia, significado, inteli­gencia, etc., es el hecho de que tenemos una convención de represen­tación bajo la cual el discurso de la máquina se refiere a manzanas, campanarios, Nueva Inglaterra, etc. De modo parecido, y por la mis­ma razón, existe la ilusión de que la hormiga ha caricaturizado a Chur­chill. Sólo que nosotros somos capaces de percibir, manipular y man­tener trato con manzanas y campos. Existen «reglas de entrada al len­guaje» que nos conducen desde las experiencias con manzanas a pro-ferencias tales como «Veo una manzana» y «reglas de salida del len­guaje» que nos llevan desde decisiones expresadas en forma lingüística («Voy a comprar algunas manzanas») a acciones distintas de la ac­ción de hablar. Como la máquina carece de reglas de entrada o de salida del lenguaje, no hay ninguna razón para considerar el discurso de la máquina (o de ambas máquinas, en el caso que ideamos de dos máquinas jugando entre sí el juego de la imitación), como algo más que un juego sintáctico. Un juego sintáctico que se parece a un dis­curso inteligente, a buen seguro. Pero en la misma medida (y no en mayor) que la curva de la hormiga se parece a una mordaz caricatura. En este último caso, podríamos haber argumentado que la hormi­ga habría dibujado la misma curva aunque Winston Churchill jamás hubiese existido. Pero no podemos elaborar un argumento que sea completamente paralelo para el caso de la máquina; si las manzanas, los árboles y los campanarios no hubieran existido, entonces, presu­miblemente, los programadores no habrían dado a luz el mismo pro­grama. A pesar de que la máquina no percibe manzanas, campos o campanarios, sus creadores-diseñadores sí lo hacen. Hay cierta cone­xión causal entre la máquina y las manzanas del mundo real, etc., por medio de la experiencia perceptiva y el conocimiento de sus creadores-diseñadores. Pero esta débil conexión difícilmente puede bastar para la referencia. No sólo es lógicamente posible —pese a ser fantástica­mente improbable— que la misma máquina hubiera existido sin exis­tir manzanas, campos y campanarios, etc. Aun cuando todas estas cosas cesaran de existir, la máquina seguiría platicando felizmente. Por este motivo, es absolutamente imposible sostener que la máquina es capaz de referirse a las cosas.

48- El punto relevante para nuestra discusión es que el Test de Turing no permite excluir a una máquina programada para no hacer otra co­sa salvo disputar el Juego de la Imitación, y está claro que una máquina con tales características no se refiere a las cosas en mayor me­dida en que lo hace un tocadiscos.

CEREBROS EN UNA CUBETA (DE NUEVO)

49- Permítasenos comparar los hipotéticos «cerebros en una cubeta» con las máquinas recién descritas. Obviamente, hay importantes di­ferencias. Los cerebros en una cubeta no tienen órganos sensoriales, aunque sí tienen elementos que funcionan como tales; es decir, hay terminaciones nerviosas aferentes e inputs, y estos inputs figuran en el programa de los cerebros en una cubeta en la misma medida en que figuran en el nuestro. Los cerebros en una cubeta son cerebros; por otra parte, son cerebros que funcionan, y lo hacen mediante las mis­mas reglas con las que funcionan los cerebros del mundo real. Por estas razones, parecería absurdo negarles conciencia o inteligencia. Pe­ro el hecho de que sean conscientes o inteligentes no significa que sus palabras se refieran a lo que se refieren las nuestras. La cuestión que nos interesa es: cuando sus verbalizaciones contienen la palabra «ár­bol», ¿se refieren realmente a árboles? De forma más general: ¿acaso pueden referirse a objetos externos? (Como algo opuesto a los obje­tos que aparecen en la imagen producida por la maquinaria automá­tica, por ejemplo.)

50- En orden a organizar nuestras ideas, permítasenos suponer que la máquina automática existe gracias a cierto tipo de azar o coinci­dencia cósmica (o quizá que siempre ha existido). En este hipotético mundo, se supone que la maquinaria automática no tiene un creador-diseñador inteligente. Como dijimos al comenzar este capítulo, pode­mos imaginar que todas las criaturas sensibles (aunque su sensibili­dad sea mínima) se hallan en el interior de la cubeta.

51- Esta suposición no nos ayuda. Porque no hay conexión alguna en­tre la palabra «árbol» —tal como es utilizada por estos cerebros— y los árboles reales. Aunque no hubieran árboles reales, seguirían usan­do la palabra «árbol» como lo hacen, pensando los mismos pensa­mientos que piensan y teniendo exactamente las mismas imágenes que tienen. Sus imágenes, palabras, etc., son cualitativamente idénticas a las imágenes, las palabras, etc., que sí representan árboles en nues­tro mundo; pero ya hemos visto (¡la hormiga otra vez!) que la seme­janza cualitativa con algo que representa un objeto (Winston Chur­chill o un árbol) no hace que una cosa sea por sí misma una represen­tación. En resumen, cuando los cerebros en una cubeta piensan «hay un árbol delante de mí» no están pensando en árboles reales, ya que no existe nada en virtud de lo cual su pensamiento «árbol» represente árboles reales.

52- Si esta conclusión parece precipitada, reflexionemos sobre lo siguiente: hemos visto que las palabras no se refieren necesariamente a árboles pese a estar ordenadas en una secuencia idéntica a un dis­curso que (si ocurriese en una de nuestras mentes) se referiría incues­tionablemente a los árboles del mundo real. Tampoco «el programa», en el sentido de las reglas, prácticas y disposiciones de los cerebros a la conducta verbal, se refiere necesariamente a árboles, ni ocasiona la referencia a árboles a través de las conexiones que establece entre palabras y palabras, o entre señales de entrada lingüística y respuestas lingüísticas. Si estos cerebros representan, se refieren y piensan acerca de árboles (árboles reales, fuera de la cubeta), debe ser gracias al modo en que el programa conecta el sistema lingüístico con inputs y outputs no-verbales. Tales inputs existen efectivamente en el mundo de los cerebros en una cubeta (¡de nuevo aquellas terminaciones nervio­sas aferentes y eferentes!) pero también veíamos que los «sensedata» producidos por la maquinaria automática no representan árboles (o algo externo) aun cuando se parezcan con exactitud a nuestras imáge­nes de los árboles. Así como una mancha de pintura podría parecer el dibujo de un árbol sin ser el dibujo de un árbol, veíamos que un «dato sensorial» podría ser cualitativamente idéntico a la «imagen de un árbol», sin ser la imagen de un árbol. En el caso de los cerebros en una cubeta, ¿cómo es que el hecho de que el lenguaje está conecta­do mediante el programa con inputs sensoriales que no representan intrínseca o extrínsecamente árboles (o cualquier otra cosa externa) puede posibilitar que todo el sistema de representaciones, el lenguaje-en-uso, represente o se refiera a árboles, o a cualquier otra cosa ex­terna?

53- La respuesta es que no puede. Todo el sistema de sensedata, las señales motoras para las terminaciones eferentes y el pensamiento me­diatizado verbal o conceptualmente y conectado mediante «reglas de entrada al lenguaje» con los sensedata (o con lo que sea) como in­puts y mediante «reglas de salida del lenguaje» con las señales moto­ras como outputs, no tiene más conexiones con los árboles que las que la curva de la hormiga tenía con Winston Churchill. Una vez ve­mos que la semejanza cualitativa (ascendiéndola, si queremos, a iden­tidad cualitativa) entre los pensamientos de los cerebros en una cube­ta y los de alguien que exista en el mundo real no implica en modo alguno la mismidad de la referencia, no es difícil ver que no hay nin­guna base para considerar que el cerebro en una cubeta se refiera a cosas externas.

LAS PREMISAS DEL ARGUMENTO

54- Ya he ofrecido el argumento prometido para demostrar que los cerebros en una cubeta no pueden pensar ni decir que son cerebros en una cubeta. Queda sólo hacerlo explícito y examinar su estruc­tura.

55- Según acabamos de afirmar, cuando el cerebro en una cubeta (en aquel mundo donde cada ser sintiente está y siempre estuvo dentro de una cubeta) piensa «Hay un árbol delante de mí», su pensamiento no se refiere a árboles reales. Según algunas teorías que seguidamente discutiremos, podría referirse a árboles que aparecen en la imagen, o a impulsos electrónicos que ocasionan experiencias de árboles, o a las características del programa que son responsables de esos impul­sos electrónicos. Nuestras recientes afirmaciones no implican el re­chazo de estas teorías, pues existe una estrecha conexión causal entre el uso de la palabra «árbol» en la cubeta-castellana y la presencia de árboles que aparecen en la imagen, la presencia de impulsos electró­nicos de cierto tipo, y la presencia de ciertas características en el pro­grama de la máquina. Según tales teorías, el cerebro está en lo cierto, no se equivoca al pensar «Hay un árbol delante de mí». Dada la refe­rencia de «árbol» y de «delante de» en la cubeta-castellana, y supo­niendo que una de estas teorías es correcta, entonces las condiciones de verdad de la oración «Hay un árbol delante de mí», cuando ocurre en una cubeta-castellana, son algo tan simple como el que haya un árbol aparente-en-la-imagen delante del mí en cuestión —en la imagen— o quizá que desde la maquinaria esté llegando el tipo de im­pulso electrónico que normalmente produce esta experiencia, o quizá que esté operando el dispositivo de la maquinaria que se supone que produce la experiencia de «árbol delante de mí». Y sin duda alguna, estas condiciones de verdad se satisfacen.

56- Por el mismo argumento, en la cubeta-castellana «cubeta» se re­fiere a cubetas-aparentes-en-la-imagen, o a algo relacionado (impul­sos electrónicos o a características de programa), pero sin duda no se refiere a cubetas reales, ya que el uso de «cubeta» en la cubeta-castellana no tiene conexión causal con cubetas reales (aparte de la conexión que supone el hecho de que los cerebros en una cubeta no podrían usar la palabra «cubeta» si no estuvieran en presencia de una cubeta particular —la cubeta en que se hallan; pero en la cubeta-castellana esta conexión se obtiene entre el uso de toda palabra y esa cubeta particular: no es una conexión especial entre el uso de la pala­bra «cubeta» y las cubetas). De forma similar, en la cubeta-castellana, «fluido nutriente» se refiere un líquido-aparente-en-la-imagen o a al­go relacionado (impulsos electrónicos o características del programa). Se sigue que si su «mundo posible» es el mundo real, y somos real­mente cerebros en una cubeta, entonces lo que queremos decir con «Somos cerebros en una cubeta» es que somos cerebros en una cubeta-aparente-en-la-imagen o algo de esta índole (si es que queremos decir algo). Pero parte de la hipótesis de que somos cerebros en una cubeta es que no somos cerebros en una cubeta-aparente-en-la-imagen (es de­cir, lo que estamos «alucinando» no es que somos cerebros en una cubeta). Así pues, si somos cerebros en una cubeta, entonces la ora­ción «Somos cerebros en una cubeta» afirma algo falso (si es que afir­ma algo). En resumidas cuentas, si somos cerebros en una cubeta, en­tonces «Somos cerebros en una cubeta» es falso. Por lo tanto es (ne­cesariamente) falso.

57- La suposición de que tal posibilidad tenga sentido surge de la com­binación de dos errores: (1) tomar demasiado en serio la posibilidad física; y (2) manejar de forma inconsciente una teoría mágica de la referencia, es decir, una teoría en la que ciertas representaciones men­tales se refieren necesariamente a ciertas cosas y clases de cosas ex­ternas.

58- Hay un «mundo físicamente posible» en el cual somos cerebros en una cubeta —¿qué significa esto, excepto que hay una descripción de tal estado de cosas que es compatible con las leyes de la física? Así como existe en nuestra culturala tendencia a con­siderar la física como nuestra metafísica, es decir, a considerar las cien­cias exactas como la descripción del «verdadero mobiliario último del universo» por tanto tiempo buscada, la consecuencia inmediata de esta tendencia es también cierta tendencia a considerar la «posibilidad fí­sica» como la mismísima piedra de toque de cómo podrían ser verda­dera y realmente las cosas. La verdad es verdad física, la posibilidad, posibilidad física, y la necesidad, necesidad física, según esta opinión. Pero acabamos de ver, aunque por ahora sólo en el caso de un ejem­plo muy artificial, que este punto de vista es erróneo. La existencia de un «mundo físicamente posible» en el cual somos cerebros en una cubeta (y siempre lo fuimos y siempre lo seremos) no significa que posible, verdadera y realmente podríamos ser cerebros en una cube­ta. Lo que excluye esta posibilidad no es la física, sino la filosofía. Algunos filósofos, anhelando hacer valer y al mismo tiempo mi­nimizar las pretensiones de su profesión (típico estado de ánimo en la filosofía angloamericana del siglo XX) dirían: «Bravo. Ha mos­trado que algunas cosas que parecen ser posibilidades físicas son en realidad imposibilidades conceptuales. ¿Qué tiene esto de sorpren­dente?»

59- Bien, no hay duda de que mi argumento puede describirse como un argumento conceptual. Pero cuando la actividad filosófica se des­cribe como una búsqueda de verdades «conceptuales», suena a algo así como una investigación acerca del significado de las palabras. Y, no ha sido ésta nuestra tarea, desde luego.

60- Nuestra tarea ha consistido en examinar las precondiciones del pen­sar acerca de algo, representar algo, referirse a algo, etc. Y no hemos investigado estas precondiciones desentrañando el significado de estas palabras y de estas frases (como podría hacer un lingüista, por ejemplo), sino razonando a priori. Y no en el antiguo sentido «abso­luto» (ya que no pretendemos que las teorías mágicas de la referencia sean erróneas a priori), sino en el sentido de una investigación sobre lo que es razonablemente posible una vez asumidas ciertas premisas generales, o una vez establecidas ciertas suposiciones teóricas muy ge­nerales. Tal procedimiento no es «empírico», pero tampoco es com­pletamente «a priori», aunque incorpora elementos de ambas formas de investigación. A pesar de ser falible y de depender de supuestos que podrían ser descritos como «empíricos» (por ejemplo, el supues­to de que la mente no tiene otro acceso a las cosas externas o a las propiedades que el que le proporcionan los sentidos), mi procedimiento se halla en estrecha relación con lo que Kant llamó «investigación tras­cendental», ya que consiste, repito, en una investigación sobre las pre­condiciones de la referencia y, por ende, del pensamiento —precon­diciones que se encuentran incorporadas en la naturaleza de nuestras mentes, aunque no son (como Kant creía) completamente indepen­dientes de suposiciones empíricas.

61- Una de las premisas del argumento es obvia: las teorías mágicas de la referencia son erróneas, y no sólo erróneas con respecto a las representaciones físicas, sino también en lo que concierne a las men­tales. La otra premisa establece la imposibilidad de referirnos a cier­tos tipos de cosas, por ejemplo, a árboles, sin haber tenido interac­ción causal con ellas3, o, en su caso, con otras cosas en cuyos tér­minos puedan describirse las primeras. Pero ¿por qué hemos de acep­tar estas premisas? Puesto que constituyen el marco general en el que opera mi argumentación, es el momento de examinarlas más deteni­damente.

RAZONES PARA NEGAR QUE HAYAN CONEXIONES NECESARIAS ENTRE LAS REPRESENTACIONES Y SUS REFERENTES

62- Anteriormente apuntaba que algunos filósofos (el más célebre, Brentano) han adscrito una facultad a la mente, la «intencionalidad», que la capacita precisamente para referirse a las cosas. Evidentemen­te, descarto que esto constituya una solución. Pero ¿con qué derecho lo hago? ¿He ido demasiado deprisa?

63- Estos filósofos no afirmaban que fuera posible pensar en cosas externas o en propiedades sin usar ningún tipo de representación. Y aceptarían el argumento que ofrecí anteriormente y que comparaba los sensedata con el «dibujo» de la hormiga (el argumento que se ser­vía de la historia de ciencia ficción acerca del «dibujo» de un árbol producido por una mancha de pintura, que daba lugar a sense data cualitativamente similares a nuestras imágenes visuales de los árbo­les, pero que no estaban acompañados por ningún concepto de ár­bol), como muestra de que las imágenes no se refieren a las cosas de un modo necesario. Si existen representaciones mentales que se refie­ran necesariamente (a cosas externas), deben ser de la naturaleza de los conceptos, no de las imágenes. Pero ¿qué son los conceptos?

64- Cuando practicamos la introspección no percibimos «conceptos» fluyendo por nuestra mente así como así. Dondequiera y cuandoquiera que detengamos el flujo de pensamiento, lo que atrapamos son pala­bras, imágenes, sensaciones, sentimientos. Cuando digo en voz alta mis pensamientos, no los pienso por segunda vez. Oigo mis palabras como usted la oye. No hay duda de que cuando creo las palabras que profiero me siento en un estado «diferente» a cuando no las creo (pe­ro a veces, cuando estoy nervioso, o ante una audiencia hostil, me parece estar mintiendo, pese a saber que estoy diciendo la verdad); también me siento en un estado distinto cuando profiero palabras que comprendo a cuando profiero palabras que no comprendo. Pero puedo imaginar sin dificultad a alguien que piense estas palabras (en el sen­tido de repetirlas mentalmente) y experimente el mismo sentimiento de comprensión, afirmación, etc., que yo tengo, pero percatándose (o siendo despertado por un hipnotizador) un minuto más tarde de que no entendía lo que acababa de pasar por su mente, y de que ni siquiera entendía el lenguaje en el que estaban esas palabras. No pre­tendo que esto sea muy probable, sino que es perfectamente imagina­ble. Y esto no muestra que los conceptos son palabras (o imágenes, sensaciones, etc.) sino que atribuir a alguien un concepto o un pensa­miento es algo completamente distinto de atribuirle alguna «represen­tación» mental, alguna entidad o evento susceptible de introspección. La razón decisiva para sostener que los conceptos no sean representa­ciones mentales que se refieran intrínsecamente a las cosas es que ni tan siquiera son representaciones mentales. Los conceptos son sím­bolos que se usan de cierto modo; los símbolos pueden ser públicos o privados, entidades mentales o físicas, pero aun cuando los símbo­los sean «mentales» y «privados», el propio símbolo, con indepen­dencia de su uso, no es el concepto. Y los símbolos no se refieren de por sí intrínsecamente a ninguna cosa.

65- Podemos observar esto realizando un experimento mental muy sim­ple. Supongamos que ni usted ni yo podemos distinguir un olmo de un haya. Aún así, afirmamos que la referencia de «olmo» en mi dis­curso es idéntica a la referencia de «olmo» en el discurso de cualquier otra persona, v.gr. olmos, y que la extensión de «haya» es el conjun­to de todas las hayas (es decir, el conjunto de cosas de las que la pala­bra «haya» se predica con verdad) tanto en su discurso como en el mío. ¿Es posible creer que la diferencia entre la referencia de «olmo» y la referencia de «haya» descansa en una diferencia en nuestros con­ceptos? Mi concepto de olmo es exactamente el mismo que mi con­cepto de haya (me ruboriza confesarlo). (Esto demuestra, de paso, que la determinación de la referencia es social y no individual; tanto usted como yo confiamos en los expertos que sí pueden distinguir los olmos de las hayas.) Si alguien intenta mantener heroicamente que la diferencia entre la referencia de «olmo» y la referencia de «haya» en mi discurso se explica por una diferencia en mi estado psicológico, dejémosle imaginar una Tierra Gemela en la que las palabras están trocadas. La Tierra Gemela es muy parecida a la Tierra; en realidad, aparte del hecho de que las palabras «olmo» y «haya» están inter­cambiadas, el lector puede suponer que la Tierra Gemela es exacta­mente como la Tierra. Supongamos que tengo un doble en la Tierra Gemela que es idéntico a mí, molécula por molécula, en el sentido en que dos corbatas pueden ser idénticas. Si usted es dualista, supon­ga que mi doble tiene los mismos pensamientos verbalizados que yo, experimenta los mismos datos sensoriales, posee las mismas disposi­ciones, etc. Es absurdo pensar que su estado psicológico es diferente del mío: pero aun así, su palabra «olmo» representa hayas, y mi pa­labra «olmo» representa olmos. (De forma similar, si el «agua» de la Tierra Gemela fuese un líquido diferente —XYZ y no H2O, por ejemplo— entonces «agua» representaría líquidos distintos cuando se usa en la Tierra Gemela o cuando se usa en la Tierra.) Contrariamen­te a lo que afirma la doctrina que se ha mantenido entre nosotros des­de el siglo diecisiete, los significados no están en la cabeza.

66- Hemos visto que poseer un concepto no consiste en poseer imáge­nes (de árboles, por ejemplo— o incluso de imágenes «visuales» o «acústicas» de oraciones, o de discursos enteros, dicho sea de paso), ya que alguien podría poseer cualquier sistema de imágenes que a us­ted se le antoje sin poseer por ello la capacidad de utilizar las senten­cias de modos situacionalmente adecuados, considerando los facto­res lingüísticos —como afirmamos con anterioridad— y también a los no lingüísticos, como los determinantes de la «adecuación situacional». Un hombre podría tener todas las imágenes que usted quiera, y, sin embargo, no saber qué ha de hacer cuando se le dice «Señale el árbol», aun cuando haya presente un grupo de árboles. Hasta po­dría tener la imagen de lo que tiene que hacer, y, con todo, no saber lo que tiene que hacer. Pues la imagen, si no está acompañada por la capacidad de actuar de cierta manera, es sólo imagen, y la capacidad de actuar de acuerdo «con un dibujo» es algo que se puede tener o no. Ese hombre podría representarse a sí mismo señalando un ár­bol, solamente con el ánimo de considerar algo lógicamente posible, después de que alguien produjese la secuencia de sonidos —que para él no tienen significado— «Por favor, señale un árbol». Y a pesar de todo no sabría que debe señalar un árbol, ni comprendería la exhor­tación «Señale un árbol».

67-  He establecido que el criterio para poseer un «concepto efectivo» es la capacidad de usar ciertas oraciones, aunque este criterio puede ser liberalizado fácilmente. Podríamos permitir que los elementos del simbolismo no fuesen palabras del lenguaje natural, por ejemplo, y también podríamos dar entrada a fenómenos mentales como las imá­genes y otras clases de eventos internos. Lo esencial es que éstos ten­gan la misma complejidad, la misma capacidad de ser combinados entre sí, etc., que las oraciones del lenguaje natural. Porque aunque una determinada representación —por ejemplo, un destello azul— po­dría servirle a un determinado matemático como expresión interior de toda la prueba del Teorema de los Números Primos, no tendría­mos la tentación de afirmarlo (y sería falso hacerlo) si el matemático no pudiese desmembrar ese «destello azul» en pasos separados y co­nexiones lógicas. Pero, sin tener en cuenta cuáles son los tipos de fe­nómenos internos que permitimos como posibles expresiones del pen­samiento, podrían ofrecerse argumentos exactamente similares al an­terior que demostrarían que el entendimiento no está constituido por fenómenos, sino más bien por la capacidad del sujeto pensante para emplear y para producir fenómenos adecuados en las circunstancias adecuadas.

68- Acabo de ofrecer una versión muy abreviada del argumento de Wittgenstein de las Investigaciones Filosóficas. Si es correcto, enton­ces la pretensión de comprender el pensamiento a la luz de la denomi­nada «investigación fenomenológica» se halla fundamentalmente de­sencaminada; pues lo que los fenomenólogos no ven es que lo que están describiendo es la expresión interna del pensamiento, pero la comprensión de esta expresión —la comprensión de los pensamientos de uno mismo— no es algo que acaezca, sino el resultado de una ca­pacidad. Nuestro ejemplo de un hombre que simula pensar en japo­nés (y engaña a un telépata japonés) muestra de inmediato la falibili­dad de una aproximación fenomenológica al problema de la compren­sión. Pues aún habiendo alguna cualidad susceptible de introspección que estuviese presente cuando, y sólo cuando, uno comprendiese real­mente (y esto, de hecho, parece ser falso con respecto a la introspec­ción), esta cualidad estaría tan sólo correlacionada con la compren­sión, y aún así sería posible que el hombre que engaña al telépata ja­ponés se hallase en posesión de esa cualidad y, a pesar de todo, no entendiese ni una palabra de japonés.

69- Por otra parte, consideremos a un hombre (perfectamente posible) que no tiene ningún «monólogo interior». Habla perfectamente el castellano, y si le preguntamos cuáles son sus opiniones con respecto a un asunto dado, nos las ofrecerá detenidamente. Mas nunca piensa (con palabras, imágenes, etc.) cuando está hablando en voz alta; ni «pasa nada por su cabeza», salvo que (por supuesto) oye su propia voz hablando, tiene las impresiones sensoriales usuales de sus alrede­dores, más un «sentimiento general de comprensión». (Quizá tiene el hábito de hablar a solas.) Cuando mecanografía una carta, o cuan­do va de compras, etc., no experimenta un «flujo de pensamiento» pero sus acciones son inteligentes y propositivas, y si alguien le abor­da y le pregunta «¿Qué está haciendo usted?», ofrecerá una respues­ta perfectamente coherente.

70- Este hombre parece perfectamente imaginable. Nadie vacilaría en decir que es consciente, que no le gusta el rock and roll (si expresase con frecuencia una fuerte aversión por el rock and roll), etc., sola­mente porque no piensa conscientemente excepto cuando habla en voz alta.

71- De todo esto se sigue que (a) ningún conjunto de eventos mentales —imágenes o acontecimientos y cualidades más abstractas— constitu­ye por sí mismo la comprensión; y (b) ningún conjunto de eventos mentales es necesario para la comprensión. En particular, los conceptos no pueden ser idénticos a objetos mentales de ningún tipo. Pues, aun suponiendo que entendemos por evento mental algo susceptible de in­trospección, cualquiera que sea éste, acabamos de ver que podría es­tar ausente en un hombre que entiende la palabra apropiada (y por tanto posee el concepto efectivo) y presente en un hombre que de nin­gún modo posee el concepto.

72-  Volviendo ya a nuestra crítica de las teorías mágicas de la referen­cia (tópico que también interesaba a Wittgenstein), vemos que, por una parte, estos «objetos mentales» que podemos detectar introspec­tivamente —palabras, sentimientos, imágenes, etc.— no se refieren a algo intrínsecamente en mayor medida que lo hace el dibujo de la hormiga (y por las mismas razones), mientras que los intentos de pos­tular objetos mentales especiales, «conceptos», los cuales tienen una conexión necesaria con sus referentes —y que sólo los fenomenólo­gos entrenados pueden detectar— incurren en un error lógico, por­que los conceptos son (al menos en parte) capacidades, y no cosas que acontecen en la mente. La doctrina que defiende la existencia de re­presentaciones mentales que se refieren necesariamente a las cosas ex­ternas no es sólo mala ciencia natural; es también mala fenomenolo­gía y confusión conceptual.

3.    DOS PERSPECTIVAS FILOSÓFICAS

73- Los problemas que hemos estado discutiendo dan origen de por sí a dos puntos de vista filosóficos (o a dos temperamentos filosófi­cos, tal y como los llamé en la introducción). Lo que me interesa son estos puntos de vista y sus consecuencias con respecto a cada proble­ma filosófico: la cuestión de los «cerebros en una cubeta» carecería de interés, salvo como una especie de paradoja lógica, si no fuera por la nitidez con que subraya las diferencias entre estas perspectivas filo­sóficas.

74- Una de ellas es la del realismo metafísico. Según esta perspectiva, el mundo consta de alguna totalidad fija de objetos independientes de la mente. Hay exactamente una descripción verdadera y completa de «cómo es el mundo». La verdad supone una especie de relación de correspondencia entre palabras o signos mentales y cosas o con­juntos de cosas externas. A esta perspectiva la llamaré externalista, ya que su punto de vista predilecto es el del Ojo de Dios.

75- La perspectiva que voy a defender carece de nombre que no sea ambiguo. Es un logro tardío en la historia de la filosofía, y todavía hoy se preocupa de que no se la confunda con otros puntos de vista de índole completamente distinta. La denominaré perspectiva internalista, ya que lo característico de tal concepción es sostener que sólo tiene sentido formular la pregunta ¿de qué objetos consta el mundo? desde dentro de una teoría o descripción. Muchos filósofos interna-listas, aunque no todos, sostienen además que hay más de una teoría o descripción del mundo verdadera. Desde la perspectiva internalista, la «verdad» es una especie de aceptabilidad racional (idealizada) —una especie de coherencia ideal de nuestras creencias entre sí y con nuestras experiencias, considerándolas como experiencias representa­das en nuestro sistema de creencias— y no una correspondencia con «estados de cosas» independientes de la mente o del discurso. No existe un punto de vista como el del Ojo Divino que podamos conocer o imaginar con provecho. Sólo existen diversos puntos de vista de per­sonas reales, que reflejan aquellos propósitos e intereses a los que se subordinan sus descripciones y teorías. («Teoría de la verdad-cohe­rencia», «no realismo», «verificacionismo», «pluralismo», «pragmatismo»; pese a que se han aplicado todos estos términos a la perspec­tiva internalista, cada uno de ellos tiene connotaciones inaceptables debido a sus restantes aplicaciones históricas).

76-  Los filósofos internalistas rechazan la hipótesis de los «cerebros en una cubeta». La hipótesis de los «cerebros en un mundo-cubeta» es para nosotros únicamente un relato, una mera construcción lingüís­tica: de ningún modo un mundo posible. La idea de que este relato podría ser verdadero en algún universo, en alguna Realidad Paralela, supone desde el principio el punto de vista del Ojo de Dios, como fá­cilmente puede verse. En efecto, ¿desde qué punto de vista se cuenta este relato? Evidentemente, no desde el punto de vista de alguna cria­tura sintiente en el mundo. Tampoco desde el punto de vista de algún observador de otro mundo que interactúe con éste, pues un «mundo» incluye por definición todo aquello que interactúa, de una u otra for­ma, con las cosas que contiene. Si usted, por ejemplo, fuera el obser­vador que no es un cerebro en una cubeta, espiando a los cerebros en una cubeta, entonces el mundo no sería un mundo en el que todos los seres sintientes fueran cerebros en una cubeta. Así que la suposi­ción de que podría haber un mundo en el que todos los seres sintien­tes fueran cerebros en una cubeta presupone desde el principio la vi­sión de la verdad del Ojo Divino —o, con más precisión, la visión de la verdad del No-Ojo—, la verdad como algo totalmente indepen­diente de los observadores.

77-  Por otra parte, el filósofo externalista no puede rechazar tan fá­cilmente la hipótesis de que todos somos cerebros en una cubeta. Pues la verdad de una teoría no consiste en su ajuste con el mundo confor­me éste se presenta al observador u observadores (la verdad no es «relacional» en este sentido), sino en su correspondencia con el mundo tal como es en sí mismo. Y el problema que le planteo al filósofo ex­ternalista, es que si él es un cerebro en una cubeta, no puede disponer lógicamente de la misma relación de correspondencia de la que (en su opinión) dependen la verdad y la referencia. Por tanto, si somos cerebros en una cubeta, no podemos pensar que lo somos, excepto en el sentido puesto entre paréntesis [Somos cerebros en una cubeta]. Y este pensamiento puesto entre paréntesis no tiene condiciones referenciales que lo hagan verdadero. De modo que, después de todo, no es posible que seamos cerebros en una cubeta.

78- Supongamos que asumimos una «teoría mágica de la referencia». Podríamos suponer, por ejemplo, que algunos rayos ocultos —llamé­mosles «rayos noéticos»1— conectan las palabras y los símbolos mentales con sus referentes. No hay problema entonces. El cerebro en una cubeta puede pensar las palabras «Soy cerebro en una cube­ta», y cuando lo hace la palabra «cubeta» corresponde (con la ayuda de los rayos noéticos) a cubetas externas reales, y la palabra «en» (con idéntica ayuda) a la relación espacial de contención. Pero tal opinión es obviamente insostenible. Ningún filósofo de nuestros días se adhe­riría a ella. El caso de los cerebros en una cubeta es un problema para el moderno realista debido a su deseo de poseer una teoría de la verdad-correspondencia sin tener que creer en «rayos noéticos» (o sin tener que creer en objetos que se Auto-Identifican2—Objetos que correspon­den intrínsecamente a una palabra o signo mental más bien que a otro).

79- Como hemos visto, el problema es el siguiente: ahí fuera hay esos objetos. Aquí la mente-cerebro, llevando a cabo su pensamiento-computación. ¿Cómo entran los símbolos del sujeto pensante (o los de su mente-cerebro) en una correspondencia única con los objetos y con­juntos de objetos de ahí fuera?

80- La réplica que está hoy de moda entre los externalistas es que, pe­se a que en realidad ningún signo corresponde necesariamente a nin­gún conjunto de cosas más bien que a otro, las conexiones contextúa­les entre los signos y las cosas externas (en particular, las conexiones causales) harán explicable la naturaleza de la referencia. Pero así no se resuelve el problema. Por ejemplo, es probable que la causa predo­minante de mis creencias sobre los electrones sean diversos manuales. Pero mis proferencias de la palabra «electrón», pese a tener en este sentido una firme conexión con los manuales, no se refieren a éstos. Los objetos que son la causa predominante de mis creencias conte­nientes de cierto signo pueden no ser los referentes de ese signo.

81- El externalista replicará ahora que la palabra «electrón» no está conectada con los manuales mediante una cadena causal del tipo apro­piado. (Pero ¿cómo podemos tener intenciones que determinen qué cadenas causales son «del tipo apropiado» salvo que ya seamos capa­ces de referirnos a las cosas?)

82- Para un internalista como yo, la situación es completamente dis­tinta. Desde una perspectiva internalista, los signos tampoco corres­ponden intrínsecamente a objetos con independencia de quién y có­mo los emplee. Pero un signo empleado de un modo determinado por una determinada comunidad de usuarios puede corresponder a deter­minados objetos dentro del esquema conceptual de esos usuarios. Los «objetos» no existen independientemente de los esquemas conceptua­les. Desmenuzamos el mundo en objetos cuando introducimos uno u otro esquema descriptivo, y puesto que tanto los objetos como los símbolos son internos al esquema descriptivo, es posible indicar có­mo se emparejan.

83-  En realidad es trivial decir cuál es la referencia de alguna palabra dentro del lenguaje al que pertenece mediante el uso de la misma pa­labra. ¿A qué se refiere «conejo»? ¡Cómo! ¡A conejos, por supues­to! ¿A qué se refiere extraterrestre? A extraterrestres (si los hay).

84- Por supuesto, el externalista está de acuerdo en que la extensión de «conejo» es el conjunto de los conejos y la de «extraterrestre» el conjunto de extraterrestres. Pero no considera que tales enunciados nos indiquen qué es la referencia. Para él, averiguar qué es la referen­cia, es decir, cuál es la naturaleza de la correspondencia entre las pa­labras y las cosas, es un problema apremiante (y en el capítulo ante­rior vimos cuan apremiante). Para mí, hay poco que decir sobre lo que es la referencia dentro de un esquema conceptual, aparte de estas tautologías. La idea de que es necesaria una conexión causal es refu­tada por el hecho de que «extraterrestre» se refiere sin duda a extrate­rrestres, hayamos interactuado causalmente con extraterrestres o no. No obstante, el filósofo externalista replicaría que podemos refe­rirnos a extraterrestres pese a no haber interactuado con ninguno de ellos (que sepamos) gracias a que hemos interactuado con terrestres y a que hemos experimentado instancias de la relación «no es del mis­mo planeta que» e instancias de la propiedad «ser inteligente». Y po­demos definir extraterrestre como ser inteligente que no es del mismo planeta que los terrestres. Además «no es del mismo plantea que» pue­de analizarse en términos de «no es del mismo lugar que» y «planeta» (que pueden seguir analizándose). El externalista renuncia de este modo al requisito de que tengamos alguna conexión real (por ejemplo, una conexión causal) con todas las cosas a las que podemos referirnos, exigiendo sólo que los términos básicos se refieran a géneros de cosas (y relaciones) con los que tenemos alguna conexión real. El externa-lista afirma que utilizando los términos básicos en combinaciones com­plejas podemos construir expresiones descriptivas que se refieran a géneros de cosas con las que no tenemos ninguna conexión real, y que pudieran incluso no existir (por ejemplo, extraterrestres).

85- Lo cierto es que podría haberse dado cuenta de que la extensión de palabras tan simples como «conejo» o «caballo» incluye muchas cosas con las que no hemos interactuado causalmente (por ejemplo, conejos y caballos futuros, o conejos y caballos que nunca interactuaron con seres humanos). Cuando usamos la palabra «caballo» no sólo nos referimos a los caballos con los que tenemos conexión real, sino también a todas las demás cosas del mismo tipo.

86- No obstante, debemos observar en este punto que «del mismo ti­po que» es una expresión que no tiene sentido si no es desde un siste­ma categorial que señale qué propiedades cuentan y qué propiedades no cuentan como semejanzas. Después de todo, cualquier cosa es del mismo tipo que cualquier otra de varias maneras. Todo este alambi­cado relato acerca de cómo nos referimos a algunas cosas en virtud del hecho de que estén conectadas con nosotros por cadenas causales del tipo apropiado, y aún a otras en virtud del hecho de que son «del mismo tipo que» las cosas conectadas con nosotros por cadenas cau­sales del tipo apropiado, e incluso a otras por «descripción», no es tan falso como ocioso. Lo que hace que los caballos con los que no fue interactuado sean del «mismo tipo» que aquéllos con los que sí lo he hecho, es que tanto los primeros como los últimos son caballos. La formulación del problema por parte del realista metafísico lo dis­fraza una vez más, como si hubiera que empezar con todos esos obje­tos en sí mismos, adquiriendo entonces un tipo peculiar de lazo con algunos pocos (los caballos con los que tengo conexión real, vía cade­na causal del tipo apropiado), topándome entonces con el problema de conseguir que mi palabra («caballo») cubra no sólo aquellos obje­tos que he «enlazado», sino también aquellos otros que no puedo en­lazar, bien porque están demasiado lejos en el espacio-tiempo, bien por cualquier otra causa. Y la «solución» a este pseudo-problema, tal como yo lo considero —la «solución» del realista metafísico— es de­cir que la palabra cubre automáticamente no sólo los objetos que he enlazado, sino también los objetos que son del mismo tipo —del mis­mo tipo en sí mismos. Pero entonces lo que se afirma, después de to­do, es que el mundo consta de Objetos que se Auto-Identifican, pues afirmar que es el mundo, y no los sujetos pensantes, el que clasifica las cosas en géneros, significa precisamente esto.

87- Yo diría que el mundo consiste en Objetos que se Auto-Identifican en un sentido —pero en un sentido no asequible al exter­nalista. Si, como mantengo, los propios objetos son tanto construi­dos como descubiertos, son tanto producto de nuestra invención con­ceptual como del factor «objetivo» de la experiencia, el factor inde­pendiente de nuestra voluntad, entonces los objetos pertenecen intrín­secamente a ciertas etiquetas; porque esas etiquetas son las herramien­tas que usamos para construir una versión del mundo en la que tales objetos ocupan un lugar preeminente. Pero este tipo de Objetos que se Auto-Identifican no es independiente de la mente; y lo que el exter­nalista quiere es concebir el mundo como si consistiese de objetos que son independientes de la mente y que al mismo tiempo se Auto-Identifican. Y esto es lo que no se puede hacer.

INTERNALISMO Y RELATIVISMO

88- El internalismo no es un fácil relativismo que afirme que «todo vale». Negar que tenga sentido preguntar si nuestros conceptos «se emparejan» con algo completamente incontaminado por la conceptualización es una cosa. Pero inferir a partir de esto que cualquier es­quema conceptual es tan bueno como cualquier otro sería otra muy distinta. Si alguien creyese algo semejante, y fuera lo bastante impru­dente como para escoger un esquema conceptual que le dijese que puede volar y que obre en consecuencia saltando por la ventana, obser­varía de inmediato (si tuviera la suerte de sobrevivir) las desventajas del último punto de vista. El internalismo no niega que haya inputs experienciales en el conocimiento; el conocimiento no es un relato que no tenga otra constricción que la coherencia interna; lo que niega es que existan inputs que no estén configurados en alguna medida por nuestros conceptos, por el vocabulario que utilizamos para dar cuen­ta de ellos y para describirlos, o inputs que admitan una sola descrip­ción, independiente de toda opción conceptual. Hasta la descripción de nuestras propias sensaciones, tan estimada como punto de partida del conocimiento por generaciones de epistemólogos, está profunda­mente afectada (como lo están las mismas sensaciones, dicho sea de paso) por multitud de opciones conceptuales. Los propios inputs so­bre los que se basa nuestro conocimiento están conceptualmente con­taminados. Pero es mejor tener inputs contaminados que no tener in­puts de ninguna clase. Y si todo lo que tenemos son inputs contami­nados, aun así no tenemos poco.

89- Lo que hace que un enunciado, o un sistema completo de enun­ciados —una teoría o esquema conceptual— sea racionalmente acep­table es, en buena parte, su coherencia y ajuste; la coherencia de las creencias «teóricas» —o menos experienciales— entre sí y con las creen­cias más experienciales; y también la coherencia de las creencias ex­perienciales con las teóricas. Según la teoría que voy a desarrollar, nuestras concepciones de coherencia y aceptabilidad están profunda­mente entretejidas en nuestra psicología. Dependen de nuestra biolo­gía y de nuestra cultura y no están, en absoluto, «libres de valores». Pero son nuestras concepciones, y lo son de algo real. Definen un ti­po de objetividad, objetividad para nosotros, si bien ésta no es la ob­jetividad metafísica del punto de vista del Ojo de Dios. Objetividad y racionalidad humana es lo que tenemos; y tener esto es mejor que no tener nada.

90- Rechazar la idea de una perspectiva «externa» coherente, una teoría que simplemente es verdadera en sí misma, dejando a un lado todo posible observador, no es identificar la verdad con la aceptabilidad racional. La verdad no puede ser tan sólo aceptabilidad racional por una razón fundamental; se supone que la verdad es una propiedad perenne de un enunciado, mientras que la justificación puede perder­se. Con toda probabilidad, el enunciado «La tierra es plana» era ra­cionalmente aceptable hace 3.000 años, pero no lo es hoy. No obs­tante, sería erróneo decir que «La tierra es plana» era verdadero hace 3.000 años, ya que ello significaría que la tierra ha cambiado de for­ma. En realidad, la aceptabilidad racional es relativa tanto a un tiem­po como a una persona. Es además una cuestión de grado; a veces la verdad es presentada como una cuestión de grado (por ejemplo de­cimos a veces que «La tierra es una esfera» es aproximadamente verdadero; pero aquí se trata del grado de precisión del enunciado, y no de su grado de aceptabilidad o justificación).

91-  En mi opinión, esto no muestra que la perspectiva externalista sea al fin y al cabo correcta, sino que la verdad es una idealización de la aceptabilidad racional. Hablamos como si hubiera tales cosas co­mo condiciones epistemológicas ideales, y llamamos «verdadero» a un enunciado que estaría justificado bajo tales condiciones. Las con­diciones epistemológicamente ideales son como las superficies sin ro­zamiento: en realidad no podemos obtener condiciones epistemológi­camente ideales, ni siquiera tener la certeza de que nos hemos aproxi­mado suficientemente a ellas. Pero tampoco podemos conseguir su­perficies sin rozamiento, y aún así decimos que las superficies sin ro­zamiento tienen «valor efectivo» gracias a que podemos acercarnos a ellos con un grado de aproximación bastante alto.

92- Quizá parezca que explicar la verdad en términos de justificación bajo condiciones ideales es explicar una noción clara en términos de otra vaga. Pero la «verdad» no es tan clara cuando nos alejamos de ejemplos tan banales como «La nieve es blanca». Y, en cualquier ca­so, no estoy intentando ofrecer una definición formal, sino una eluci­dación informal, de la noción de verdad.

93- Dejando a un lado el símil de las superficies sin rozamiento, las dos ideas clave de la teoría de la verdad-idealización son las siguien­tes: (1) la verdad es independiente de la justificación aquí y ahora, no independiente de toda justificación. Afirmar que un enunciado es verdadero es afirmar que podría ser justificado. (2) Es de esperar que la verdad sea estable o «convergente»; si tanto un enunciado como su negación pueden ser «justificados», no tiene sentido pensar que tal enunciado posee un valor de verdad, por mucho que las condicio­nes fueran tan ideales como uno soñase alcanzar.

Fin del repartido. Se aconseja leer obra completa.


[1] Del estudio «The Appraisal of Scientiñc Theories: Historical versus Formal and Methodological Approaches» n.° SOC78-09276.

1 En este libro, los términos «representación» y «referencia» aludirán siempre a la relación que se da entre una palabra (u otra clase de signo, símbolo o representa­ción) y algo que existe efectivamente (esto es, no precisamente un «objeto del pensa­miento»). Hay un sentido de «refiere» según el cual puedo «referirme» incluso a lo que no existe, mas no lo emplearé aquí. Una palabra más antigua para denominar lo que yo llamo «representación» o «referencia» es denotación. En segundo lugar, segui­ré la costumbre de los lógicos modernos y usaré «existe» para significar «existe en el pasado, presente o futuro». Así pues, Winston Churchill «existe» y podemos «referir­nos» o «representar» a Winston Churchill, aun cuando ya no esté vivo.

2 A.M. Turing, «Computíng Machines and Intelligence», Mind, 1950, reimpreso en A. R. Anderson (ed.),  Minds and Machines.

3 Si los cerebros en una cubeta fueran a tener conexión causal con árboles en el futuro, por ejemplo, entonces quizá podrían referirse ahora a árboles mediante la des­cripción «Las cosas a las que me referiré como «árboles» en tal y cual ocasión futura». Pero, en nuestro caso, los cerebros en una cubeta no se libran nunca de la cubeta, y por tanto no entran nunca en conexión causal con árboles, etc.

1 Zemach me sugirió los «rayos noéticos».

2 El término «Objeto que se Auto-Identifica» proviene de Substance and Same-ness de David Wiggins, Blackwell, 1980.